Ser emprendedor en Argentina, una tarea difícil pero posible


En momentos donde se siente el viento de frente, los emprendedores deben afinar la visión e invertir el dinero y su energía en los lugares adecuados.


Por variables económicas, políticas y sociales, ser emprendedor en Argentina suele ser una tarea difícil. Pero los innumerables casos de éxito deben ser el motor motivacional para aquellos hombres y mujeres que deciden materializar sus proyectos.


Los riesgos existen y son palpables, pero puedo asegurar que poder poner un sueño en marcha es, sin dudas, una de las sensaciones y experiencias más positivas que se pueden obtener a nivel personal y profesional.


En tiempos inciertos, la resiliencia de las personas emprendedoras abre las puertas de las oportunidades. En esos momentos es cuando se deben replicar los esfuerzos y la inversión. Hay que apostar a los equipos de trabajo y generar la motivación para optimizar las estructuras.


Esto se vuelve fundamental para lograr mayor eficacia y eficiencia. Pero cuidado: que un emprendimiento optimice sus estructuras para ser eficiente no quiere decir que deba achicarse o nivelar para abajo sus productos o servicios porque ello decepcionará a sus clientes.


Debemos saber que la eficiencia viene de la mano de la motivación de los equipos. Cuando las estructuras son más eficientes, los miembros de una organización están más motivados y cuando éstos están motivados hacen que las estructuras sean aún más eficientes, generando así un círculo virtuoso.


En este sentido, en momentos donde se siente el viento de frente, los emprendedores -como líderes de sus negocios- deben afinar la visión e invertir el dinero y su energía en los lugares adecuados, sabiendo además que si sus equipos sienten que hay oxígeno, se puede combatir el pesimismo que suele caracterizar al escenario local.


En el caso de Grupo CETA, estamos invirtiendo en la unidad de negocios de servicios de correo para transformar a Más Distribución (MD) en una logística boutique gracias al impulso de la innovación. Además, apostamos a abrir sucursales en Salta, Rosario y Neuquén.


Nuestra historia comenzó como un emprendimiento, que aún afronta las vicisitudes que plantea tanto el contexto local como el internacional. Pero decidimos expandir nuestros servicios. Decidimos creer en Argentina.

0 comentarios