REPARTÍA FLORES EN SU BICICLETA Y HOY CUENTA CON 2 LOCALES EN PUNTOS ESTRATÉGICOS DE MENDOZA


Winifred Weaver es la creadora de la florería Winifred, que nació durante la pandemia. Con una estación ubicada en el paseo comercial Parador Vitta y una casa-taller en plena ciudad, su marca se posiciona y crece en el mercado.


La creadora de este proyecto, Winifred Weaver, es una florista y emprendedora mendocina de 26 años de edad. Luego de estudiar Escenografía en la UNCuyo, dedicarse al armado de grandes instalaciones y formarse en Botánica, hace 7 años comenzó a trabajar con flores para ambientaciones y eventos. Durante la pandemia, su espíritu inquieto y las ganas de desarrollar su pasión, la llevaron a comenzar este negocio.


“Con la idea de generar algo nuevo durante el aislamiento social decidí incursionar en las flores secas. Hice una pequeña inversión para armar los primeros ramos y a partir de ahí se desencadenaron un sinfín de posibilidades. Empecé a tomar pedidos de conocidos a través de las redes sociales y los repartía en mi bicicleta. Mi actividad se fue difundiendo por el boca en boca. Llegué a hacer 30 km por día; la gente buscaba regalos o, simplemente, decorar sus hogares y darle vida al encierro.


En octubre del 2020, después del Día de la Madre, a través de un amigo en común, me contactó la dueña del paseo comercial Parador Vitta (ubicado frente a Palmares) y me ofreció abrir un local allí con alquiler bonificado al comienzo. Acepté el desafío, dejé de lado la incertidumbre y puse manos a la obra para concretarlo”, comenta Wini.


Apuesta y crecimiento


Hace 1 año y medio, Winifred estación de flores inauguró en Parador Vitta. A través de las modalidades take away, encargo previo, abono mensual o delivery se pueden adquirir flores frescas o secas para casas o negocios. Los valores parten en $ 600 los ramos petit y $ 1200 los medianos.


“Brindamos nuestros servicios de florería, decoración y ambientación para hogares y eventos. Son 100 % personalizados ya que son todas creaciones únicas.


También ofrecemos artículos como floreros o jarras para darles un segundo uso. Algo importante es que, como parte de nuestra filosofía, todo el proceso es consciente, trabajamos directamente con productores locales y el material que utilizamos para el armado de los ramos es compostable”, destaca Wini.


En mayo de 2022, con una inversión de $ 200.000 aproximadamente, un segundo espacio abrió sus puertas: Winifred casa de las flores, en 9 de julio 609, Ciudad.


Winifred casa de las flores, en 9 de julio 609, Ciudad


“La casa cuenta con un atelier, un multiespacio y una galería de flores. Desde aquí armamos la producción de ramos mayoristas y proyectamos realizar talleres abiertos al público. Si bien también hay venta directa flores, el proyecto está concebido como un lugar para ser habitado. La creatividad y la generación de sensaciones son parte de la experiencia que buscamos transmitir”, explica.


Al consultarte por las expectativas del negocio, comparte: “Desarrollar este proyecto ha sido un proceso personal muy importante que sucedió de manera hermosa.


El crecimiento de Winifred ha sido orgánico y paulatino, lo que me llena de gratitud y buenas expectativas. Dentro de la vorágine en que vivimos, experimento gran satisfacción cuando un cliente se acerca al local y le dan ganas de hacer una pausa, permanecer allí por un rato, charlar, hamacarse en nuestro columpio y disfrutar de un momento especial mientras preparamos su pedido”.

0 comentarios