top of page

La solución de guardado que revoluciona el mercado inmobiliario llega a la Costa argentina


Emprendedor nato, el creador de U-Store -que ya tiene tres sedes en San Telmo, Don Torcuato y Escobar- se expande a Pinamar con dos ubicaciones más y promete revolucionar la Costa atlántica.


Juan Luis Basombrío es un emprendedor nato. Con una historia que comenzó hace 15 años con un préstamo personal de $40,000, creó una empresa que es referente en el sector de almacenamiento en la Argentina. Inicialmente alquilaba contenedores en campamentos de petróleo y minería, pero posteriormente incursionó en el self storage. Hoy, junto con un socio, maneja una operación que incluye 450 contenedores y 5200 metros cuadrados de espacio en tres ubicaciones en Buenos Aires (San Telmo, Don Torcuato y Escobar).


La inspiración para su negocio vino de un programa de televisión norteamericano, y su enfoque en el uso de contenedores marítimos permite a los inquilinos acceder fácilmente a sus pertenencias mientras las tenga guardadas allí.


En un movimiento que promete revolucionar el panorama del almacenamiento en la Costa atlántica, la empresa U-Store, se une en una nueva asociación para llevar su innovador enfoque a Pinamar.


La génesis de esta nueva sucursal en Pinamar no es casualidad, sino resultado de una visión de crecimiento y necesidad insatisfecha. En palabras de Basombrío: “Este verano conocí a Enrique Shaw, CEO de la desarrolladora Pinamar SA, donde surgió la posibilidad de abrir una nueva sucursal en Pinamar. Estábamos buscando expandir el negocio. Me fui de vacaciones, tomamos un café y Enrique manifestó su interés en esta posibilidad, dado el vacío existente en esa localidad en este rubro, sobre todo, por el momento de crecimiento que está viviendo la ciudad”.


Su cercanía con Buenos Aires, la explosión de la construcción, la gran radicación de gente para vivir de manera permanente y la llegada de dos universidades, entre otros indicadores, hace de Pinamar “un objetivo inmediato” para la apertura de un negocio de guardado.


Satisfacer una demanda


Esta visión se materializó gracias a la alianza de otros socios claves que aportan sus respectivas habilidades y experiencias al proyecto. Federico Von Hunefeld, con su experiencia en desarrollos inmobiliarios, y Rafael De Vito, un empresario destacado en Pinamar, se unieron a esta empresa conjunta que busca satisfacer las necesidades de almacenamiento de manera innovadora y efectiva, creando una sinergia que ha sido bautizada como Pina-Store.


Con experiencias exitosas en Escobar, Don Torcuato y CABA (San Telmo), Basombrío encontró en Pinamar un terreno fértil para su crecimiento. “Tiene desarrollos de todo tipo, es enorme. Funciona todo el año, mientras que Costa Esmeralda es más de vacaciones. La ciudad ya tiene sus años, pero no cuenta con un lugar de guardado como el que estamos haciendo nosotros”, apunta Basombrío.


La propuesta es versátil y atiende a diversas necesidades de almacenamiento. Desde aquellos involucrados en proyectos de construcción que necesitan un espacio confiable para almacenar sus electrodomésticos y muebles durante la obra, así como un servicio de contenedor en la misma obra para herramientas diarias. Sus clientes también son aquellos emprendedores que solo abren en el verano y requieren almacenar su mobiliario para la temporada alta.


También apuntan a quienes alquilan equipamiento para el verano, a propietarios que buscan resguardar sus objetos de valor durante el invierno y a personas que aprovechan la temporada baja para remodelar sus hogares. Con un enfoque más cercano y económico, Pina-Store ofrece soluciones a una amplia gama de necesidades de almacenamiento con contenedores en la comunidad de Pinamar y más allá.


La estratégica ubicación de Pinamar no es pasada por alto en este proceso de expansión. “Creo que Pinamar va a ser donde mejor funcione el negocio. Tiene un tamaño perfecto, es muy fácil presentar el servicio y es una muy buena cabecera de playa para crecer en otros balnearios”, afirma Basombrío con confianza.


La operativa de este sistema es simple pero efectiva. Ofrecen 64 contenedores marítimos de 35 metros cúbicos, brindando a los clientes un espacio amplio y seguro. Los contenedores son alquilados por el tiempo necesario, y los clientes tienen el control de sus pertenencias con la flexibilidad de dejar o retirar elementos según lo necesiten. Además, la custodia de los contenedores está a cargo de la empresa, garantizando la seguridad de los objetos almacenados.


El lanzamiento de este nuevo negocio en Pinamar responde a una necesidad que, según Basombrío, era cada vez más evidente. “Fui en enero a Pinamar y desde entonces hicimos estudios de mercado, charlamos con la gente y todo indica que nos está esperando”, cuenta el emprendedor. Incluso antes de inaugurar el espacio, recibieron a su primer cliente: una familia que se está construyendo su casa en Costa Esmeralda y necesitaba desesperadamente un lugar donde guardar colchones.


La dinámica de la ciudad, donde el 70% de la población se mueve en un flujo constante, y donde también existe una creciente comunidad de residentes permanentes, requiere soluciones de almacenamiento ágiles y confiables. Para satisfacer esta demanda, Pina-Store inauguró dos ubicaciones en simultáneo la semana pasada. Una de ellas, ubicada sobre el camino que une Pinamar con Valeria del Mar, busca atender las necesidades de almacenamiento de aquellos que viajan de manera temporal, proporcionando un servicio cercano y accesible. Mientras tanto, la otra ubicación sobre la Ruta 11 se presenta como una respuesta a las demandas de almacenamiento más comerciales e industriales en la zona. Además, la empresa tiene planes de expansión que incluyen la construcción de pequeños galpones y cámaras de frío, lo que ampliaría aún más su oferta de servicios.


En un espíritu de constante crecimiento y adaptación, Pina-Store lanzó su operación inicial con 64 contenedores y planea incrementar esta cifra a 100 para el inicio de la temporada, 200 para fin de la temporada y una ambiciosa meta de 300 en el primer año de vida, con un 75% de ocupación al finalizar la temporada. Si bien los precios pueden variar en función de la demanda y los servicios ofrecidos, se estima que para la apertura, cada contenedor se alquilará a un valor de $60.000 + IVA por mes.


Basombrío asegura que ser socio de Pinamar SA es “un motivo de gran orgullo”, no solo por la destacada trayectoria de la empresa, sino también en su ética de trabajo honrada. “Si bien sé que esta responsabilidad es grande, la asumo con confianza y determinación, a pesar de las condiciones económicas actuales del país”. No obstante, Basombrío y su equipo abordan este desafío con una confianza inquebrantable.


Con su enfoque único, versatilidad de servicios y adaptación a las necesidades cambiantes de la comunidad, Pina-Store está destinada a ser un actor destacado en el mercado del almacenamiento en Pinamar. En un momento en que el crecimiento y desarrollo de la ciudad están en pleno apogeo, este desembarco parece ser un complemento necesario y bienvenido para la comunidad. El camino está trazado y las perspectivas son prometedoras para esta nueva apuesta en la costa argentina.

0 comentarios

Comments


bottom of page