top of page

Estas pymes trajeron un método japonés para ser más eficientes: 5 consejos para aplicarlo con éxito


La filosofía Kaizen de mejora continua se está expandiendo entre las pymes locales, pero con adaptaciones a la economía local. Cuál es el secreto para usarlo con éxito.


La filosofía Kaizen, con su enfoque en la mejora continua, se arraigó en multinacionales como Toyota, Amazon, Nestlé y Samsung, en el camino hacia la excelencia operativa. En la Argentina, esta tendencia también está en ascenso y se abre paso entre las Pymes. Y, al contrario de lo que normalmente se cree, se adapta no solo a compañías manufactureras, sino que se instaló también en firmas de servicios o tecnología.


Este método de origen japonés es conocido como el proceso de mejora continua basado en acciones concretas, simples y de bajo costo que involucran a todos los miembros de una empresa. Kaizen (Kai=cambio, Zen=bueno) es un modelo de gestión empresarial que describe las mejoras de los procesos organizacionales en todos sus niveles de jerarquía. Su objetivo es implementar mejoras y reducir ineficiencias para construir un entorno efectivo y productivo.


En la Argentina, el gobierno japonés impulsó un proyecto para difundir esta metodología entre las Pymes que implicó una inversión de u$s 5 millones y está cursando su quinto y último año. A través del Proyecto Kaizen TANGO, trabajaron junto a la Red de Tecnologías de Gestión de INTI y expertos japoneses de JICA. Como resultado, más de 100 pequeñas y medianas empresas de Argentina y la región se formaron en esta metodología. Además, se sumaron otras organizaciones de la sociedad civil como hospitales o escuelas.


"Si lo pensamos a nivel país hoy necesitamos un desarrollo industrial fuerte para llevar a la Argentina a otro nivel. A nivel interno es importante también porque aporta a la mejora de la gestión del cambio, el clima de diálogo abierto, el liderazgo de las personas, la comunicación, entre otros temas", explica María Eugenia Lagier, directora técnica del departamento de Tecnologías de Gestión y coordinadora del Proyecto Kaizen Tango del INTI.


La filosofía Kaizen permeó en empresas de todo tipo: Toyota es ejemplo de ello.

Como toda metodología importada, al implementarlo hay que saber adaptarlo no solamente a la idiosincrasia y economía argentina sino también a cada rubro y tipo de empresa.


Por caso, la filosofía Kaisen propone hacer pequeñas acciones todos los días para poder mejorar. Por ejemplo, una de sus recomendaciones es implementar una política de stock cero, cosa que en el contexto argentino sería una mala decisión.


"En Japón, también, hay muchas de las mejoras que se llevan adelante en las empresas que se pueden hacer de forma muy sencilla porque no tienen sindicatos. Acá trabajamos con los sindicatos en la implementación desde otro lugar. Por ejemplo, cuando armamos equipos de trabajo multisectoriales siempre incluimos a algún delegado sindical para que pueda entender los beneficios de implementar las herramientas", explica Lagier.


Uno de los aspectos más difundidos de esta filosofía es la metodología 5S, que refiere a los cinco elementos básicos del sistema: Seiri (Clasificación), Seiton (Orden), Seiso (Limpieza), Seiketsu (Estandarización) y Shitsuke (Autodisciplina). Estos también tienen que ser flexibles para permear en la cultura argentina. "Cuando hablamos de autodisciplina, en Japón tiene que ver con su cultura en la que desde niños se enseña a ordenar y limpiar como prioridad. En la Argentina hay muchas empresas donde esto no está tan incorporado. Generar todo ese cambio dentro de la organización es más complejo", amplía Lagier.


En el INTI, notan un aumento en el interés de las empresas por estos métodos. "En 2019 hicimos una encuesta a más de 250 empresas y nos encontramos con que el 50 por ciento conocía lo que era Kaizen, pero solo el 5 por ciento lo implementaba. Pasaron los años, y a partir del trabajo que venimos haciendo, vemos que 600 empresas al año lo requieren. Y afuera del INTI seguro son muchas más", opina la directora técnica del departamento de Tecnologías de Gestión.


Este método de origen japonés es conocido como el proceso de mejora continua.

Un caso testigo de este trabajo es el de Kerf Maderas, una pyme ubicada entre Misiones y Corrientes, que se dedica a la producción de maderas de pino aserradas y secadas en horno artificialmente. Su aporte logró mejorar radicalmente la productividad de la compañía maderera pasando de un 30% en la puntualidad en la logística a un 100%, acabando también con los tiempos muertos. La clave para lograr este éxito fue involucrar a toda la cadena productiva y ejecutiva en el proceso de solución, analizando el problema y encontrando una respuesta de mejora aceptada por todos los trabajadores involucrados.


Según la experta, hay algunas problemáticas comunes a las Pymes argentinas sobre las que Kaizen puede trabajar: la primera es la dificultad para la toma de datos; otra es la planificación y control de la producción; también la parte de gestión de stock; y, por último, la falta de estandarización.


Por último, es difícil establecer en cuánto tiempo se pueden ver resultados. Pero para Lagier esto lleva, al menos, dos años. "Estamos generando cambios en una cultura organizacional. Pero si eso no se despliega y pasa a ser una política dentro de la organización, no va a terminar de internalizarse", concluye.


5 consejos clave para aplicar Kaizen en empresas argentinas y lograr mejoras


1. Primero las personas. El enfoque del Kaizen propone involucrar a las personas y eliminar lo que se conoce como la 8va pérdida productiva "desaprovechamiento del talento humano". Nadie mejor que la persona que trabaja en su puesto de trabajo para proponer las mejoras. El hecho de incluir a TODOS los sectores aporta otras perspectivas.


2. Cuestionar las propias prácticas. Al jerarquizar a todas las líneas incentiva a que cada uno se cuestione qué hace y por qué lo hace para buscar la raíz del problema. Y alienta a ser creativo para encontrar la solución. Esto genera un gran compromiso e involucramiento entre los colaboradores.


3. Medir. Es algo que cualquier compañía puede hacer. Es necesario tener datos, cuantificar y valorar para diferenciar entre la situación ideal y la real


4. Invertir tiempo antes que capital. La relación costo-beneficio siempre está presente y erróneamente se cree que es necesario invertir mucho dinero para alcanzar mejoras. Sin embargo, la filosofía Kaizen propone antes que dinero, invertir en tiempo de análisis, poniendo el eje en las personas que forman parte de la organización. Si éstas mejoran, también lo harán los procesos y aumentará la eficiencia laboral.


5. Transferir la sabiduría y los conocimientos incorporados. Todas las personas de una compañía que sean capacitadas y adquieran nuevas herramientas para agilizar y mejorar el rendimiento de la organización tienen que transferir esos conocimientos a otros integrantes del equipo para que los mismos perduren dentro de la estructura y puedan seguir aplicándose.

0 comentarios

Comments


bottom of page