En Mendoza, creció la inversión en franquicias alimenticias

Adrián Taboada, representante en Cuyo de 384 Group, repasa algunos tips para invertir en este modelo de negocio.

El contexto de pandemia afectó a todos, ya sea de forma directa o indirecta, debido a eso muchas empresas; sobre todo los negocios que están ligados a la gastronomía, tuvieron que replantearse objetivos, para poder seguir con su actividad laboral.


Muchos empresarios de este rubro decidieron contratar servicios de especialistas y profesionalizar sus modelos de negocios para poder comenzar a franquiciarlos teniendo en cuenta que hay un sector de la población que decidió para sus ahorros una inversión sólida con rentabilidad asegurada.


El sistema de Franquicias es aquel que le permite a una empresa (Franquiciante) crecer con capital de terceros, generando una rápida economía de escala y aprovechando todo su saber hacer y experiencia -know how-, para otorgar a un tercero (Franquiciado) un lugar de privilegio en un mercado competitivo, con el respaldo de un negocio probado, y/o marca reconocida, con un producto aceptado y el saber hacer diferencial. De esta manera, el Franquiciado desarrolla la actividad comprendida en la franquicia utilizando la marca y sistema del Franquiciante; siempre y de acuerdo a sus especificaciones cumpliendo a cambio con las contraprestaciones acordadas que incluirán: aportes económicos como canon de ingreso y regalías mensuales que recibirá el Franquiciante.


Partiendo de este sistema, según datos de la Cámara de Franquicias de Mendoza, en el último año en la provincia el rubro no solo que no se ha detenido, sino que creció más de un 11%.


Adrián Taboada, representante en Cuyo de 384 Group, empresa especializada en franquicias, explicó que en el mercado de franquicias los rubros de alimentos saludable y alimentos de primera necesidad han tenido el mayor crecimiento.


Con respecto a los precios a la hora de invertir destacó: “En la actualidad existen las franquicias denominadas “low cost” que se puede arrancar a partir de los 3 mil dólares y lógicamente, hay otras franquicias que están por encima de los 20 mil dólares”.


Quienes duden en invertir en una franquicia deben saber que, si bien ninguna franquicia da una ganancia asegurada, cuando uno elige una marca conocida para ser franquiciado el proceso de aprendizaje sobre cómo llevar adelante el nuevo negocio es mucho más corto, ya que estas marcas fanquiciables te ofrecen los conocimientos que ya poseen sobre cómo elaborar un producto, cómo presentarlo y cuáles son los servicios que los clientes de la marca entienden como valor agregado.


Según Taboada: “Quienes quieran invertir en una franquicia primero deben ver si esa franquicia se ha adaptado correctamente a los nuevos desafíos que se enfrentan y si está dentro de los rubros de lo que a la gente le interesa. Luego de hacer ese análisis ver si la franquicia desea seguir creciendo dentro de la zona en la que quiero hacer crecer mi negocio, después debemos comunicarnos con la franquicia para saber cuál es el equipo de trabajo necesarios y como está posicionada en el mercado dicha marca y, por último, debemos preguntarnos si tenemos el dinero que la franquicia requiere para poder embarcarnos en esa marca".




0 comentarios