top of page

El pedido de los emprendedores al próximo Presidente para la creación de nuevas empresas


Desde la Asociación de Emprendedores de Argentina compartieron a los candidatos presidenciales diez reformas que debería llevar adelante el país.


“La Argentina se ha vuelto un país muy difícil para impulsar negocios”, dicen puertas adentro de la Asociación de Emprendedores de Argentina (ASEA). Entre altas cargas burocráticas, excesivos impuestos, inflación de tres dígitos y trabas en el comercio exterior, el 80% de las empresas no logra superar los cinco años de vida. El escenario, de incertidumbre, se vio acrecentado con las elecciones presidenciales. Según dicen en ASEA, la contienda política los dejó “afuera del debate”. Dicen que irán “a la urna a ciegas”.


En este contexto, a días del balotaje entre Sergio Massa y Javier Milei, las autoridades de ASEA decidieron llevar adelante el encuentro “La voz de las pymes y los emprendedores”. Si la situación actual es de crisis, de cara al año que viene las proyecciones no mejoran. Prevén que haya una retracción en el número de empresas y de la informalidad, mientras que los nuevos negocios que afloren serán “por necesidad” de generar ingresos adicionales para llegar a fin de mes.


“Este año, llegamos a la segunda vuelta sin conocer una sola propuesta pyme de los candidatos. No se habló del tema a lo largo de toda la campaña, hay una incertidumbre bastante importante sobre cuáles serán las políticas que llevarán adelante o quiénes liderarán esta agenda. El Congreso de la Nación prácticamente no tuvo sesiones vinculadas a temas productivos. Nos hemos reunido con los principales espacios políticos y, en algunos casos, creen que ordenando la macroeconomía el flujo de las empresas va a crecer solo. Pero, para eso, se tienen que hacer ciertas reformas necesarias para el país”, dijeron desde ASEA.


Para la Asociación de Emprendedores, habría que repensar diez puntos para impulsar la creación de nuevos negocios, propuesta que fue presentada ante los precandidatos presidenciales. En primer lugar, mencionaron la educación y el talento, con contenido para la formación de los profesionales del siglo XXI. Un segundo punto mencionó la simplificación burocrática y, tercero, una menor presión de impuestos y progresividad tributaria. También señalaron la agenda laboral, con el foco puesto en bajar costos y cargas sociales y resolver “la problemática de los despidos y la industria del juicio”.


En quinto puesto se mencionó la implementación de la Sociedad por Acción Simplificada (SAS), para que en todas las provincias se pueda crear una empresa en 24 horas. “En los últimos cuatro años, hemos intentado desde ASEA enfrentar el ataque del oficialismo a las SAS. Es una realidad que todos los emprendedores del país la usan porque es un vehículo fácil, flexible, con un objeto social amplio y un capital social mínimo. Queremos saber qué sucederá a partir del 10 de diciembre”, agregó.


La lista se completa con el fomento del financiamiento; impulsar el ecosistema para el fortalecimiento de las capacidades de incubación y aceleración de las empresas; la creación de regímenes de promoción a los sectores dinámicos; promover la conectividad e infraestructura; y facilitar el comercio exterior.


“Se calcula que un emprendedor argentino necesita dedicarle 900 horas de trabajo para poner en marcha una compañía. En Brasil, es de 180 horas. Estas cosas dicen que la Argentina no quiere que emprendas. Que la Argentina no quiere que crees valor. Que la Argentina no quiere que tengas riqueza. Que la Argentina no quiere que tengas empleados. ¿Dónde va un país donde no se enfoca en entender que la salida de este país va de la mano de la iniciativa privada?”, consideró Gonzalo Blousson, presidente de ASEA y empresario argentino.


La macroeconomía tampoco ayuda. Para los emprendedores, la inflación es uno de los mayores problemas que enfrentan para llevar adelante los negocios, porque dificulta el ahorro y “hace que cada vez uno tenga menos dinero”. También señalaron la brecha cambiaria, ya que a las pymes exportadoras se les dificulta operar con brechas del 160% entre cotización y cotización. Por último, la “locura de las SIRA” [permiso de importación], que por las regulaciones “ridículas” se impide traer al país insumos necesarios para producir y afectó a la cadena de valor. “Además del esquema de corrupción que se generó detrás”, aseveraron.


En ese escenario, según compartieron desde la entidad, en la Argentina hay 14 empresas cada 1000 habitantes. Es una cifra que se encuentra muy por debajo de la región y que da cuenta del “rezago” que existe frente a los países vecinos. Por ejemplo, en Brasil ese número asciende hasta las 25 empresas cada 1000 habitantes, en México sube hasta las 34, en Uruguay es de 48 y en Chile, de 58 compañías.


“Consideramos realmente que los empresarios y emprendedores somos parte de la solución. Para empezar a salir de la crisis, para terminar con la desocupación, por lo menos tenemos que crear dos millones de empresas nuevas solo para poder comprarnos con nuestros vecinos. ¿Y quién va a crear esas dos millones de empresas que hacen falta para sacar a la gente adelante? El emprendedor, que se anima con su creatividad, con su pequeña locura y las ganas de cambiar al mundo, arrancar algo nuevo y arriesgar su dinero y su tiempo. Pero, para eso, nos tenemos que enfocar en estas diez trabas que tienen los emprendedores para arrancar”, concluyó Blousson.

0 comentarios

Comments


bottom of page