top of page

Desafiaron las reglas del mercado, apostaron al emprendimiento y ahora son exitosas


Cuatro emprendedoras destacadas por Endeavor: Victoria Torterola, Almendra Hermida, Sofía Gancedo y Sabrina Castelli.


La sociedad avanza en términos de equidad de género y el mundo del emprendimiento es un claro ejemplo de ello. Las mujeres, que desempeñan un papel cada vez más importante en el desarrollo de sus proyectos, se sumergen en un contexto que les permite destacar y competir con éxito en el mercado. De hecho, el aporte de sus ideas y enfoques innovadores marcan la diferencia dentro de las industrias.


Si bien aún persisten algunos casos en los que hay barreras económicas y culturales, las emprendedoras pisan fuerte en los distintos espacios. Ya sea por sus propuestas e iniciativas, las contribuciones que le hacen al sector empresarial y a la sociedad en general las llevan a un reconocimiento internacional.

En el Día de la Mujer, que se celebra el 8 de marzo con el fin de visibilizar la lucha histórica por los derechos, es importante destacar a la corriente de cambio femenina que avanza a pasos agigantados en Argentina y que pretende asentar lo significante que es la pluralidad de voces en el ámbito del trabajo.


Mujeres emprendedoras argentinas

La Fundación Endeavor Argentina reveló las diez figuras que se destacaron en 2022, dado a su nivel de actividad y participación en la comunidad. Conocé sus historias de vida y las dificultades que tuvieron que afrontar para llegar a donde están hoy.


Victoria Torterola (Haulani)


Ella creó la marca de helados, yogures y dulce de leche a base de plantas en 2014. El camino no fue fácil. Una realidad económica familiar la llevó de viaje a Hawaii, donde gastó los ahorros de su vida. Sin trabajo y sin saber cómo iba a pagar las cuentas, se le abrió una puerta jamás imaginada. Una tarde en la que fue a la playa, se le acercó un hombre que vendía helados de leche de coco. Desde ese entonces, todo cambió.


El intercambio de palabras con un vendedor, la impulsó a desarrollar su emprendimiento. Torterola, que venía de trabajar en un restaurante orgánico en Buenos Aires, pensó en combinar el disfrute y la buena materia prima como pilares de la salud.


"El miedo en realidad es un aliado, nos muestra por dónde ir para ser más libres", dice. Bajo la idea de transformar el postre en algo medicinal y con alimentos nutritivos, su propósito se fue consolidando.


Al regresar a su país, comenzó a construir su propio sello y con $600 se compró una máquina de helados. "Ahorré mucho para tener mi primera bolsa de coco rallado", agrega. Ya en 2015 abrió una cuenta en Facebook y empezó a tener su cartera de clientes. Así, su sueño se encaminó. Comenzó a comprar mejores herramientas de trabajo, que le permitieron dar grandes saltos. Finalmente se acercaron los primeros inversores, quienes pusieron alrededor de u$s60.000. Gracias a ello, pudo armar una planta de producción y venta de productos.


Entre los momentos más duros, Victoria detalla: "Una persona que estaba trabajando conmigo, me dijo que íbamos a ser socios. Al año se borró, sacó una copia con mis recetas y se convirtió en competencia". Pero nada la detuvo. Buscó la diferencia, resaltó su identidad y salió con más fuerzas al rubro.


Almendra Hermida (Autoinspector)

La cofundadora cuenta que su negocio nació para solucionar un problema base en la industria del seguro: el fraude. Junto a su amigo de la infancia, ahora socio, pensaron en crear una tecnología capaz de ayudar a aquel que se esté asegurando. "Nosotros quisimos aportar al mercado algo escalable, algo rápido y fácil de usar, que sea lo suficientemente económico como para poder hacer todas las inspecciones de todos esos bienes que se aseguran", dice.


Dejó atrás su trabajo en una empresa multinacional, para meterse de lleno al área. Al ver potencial en su proyecto, se animó a ir para adelante. Sin un ingreso fijo al mes y sin inversiones ajenas, Autoinspector creció desde el momento en el que fueron cautos con los costos iniciales. Por este motivo es que al principio no contaron con un equipo de profesionales, ni con una agencia de marketing que los ayudara a crecer de forma online.


"Hemos hecho magia y malabares para que todo funcione y termine encastrando", detalla sobre la plataforma de inspecciones digitales y automatizadas que permite registrar, autenticar y dar trazabilidad a bienes, personas e incluso documentos.


Ante el 8M, la ingeniera industrial opina que aún son muy pocas las mujeres que están en puestos ejecutivos o están al mando dentro de compañías de seguros, brokers o startups. Sin embargo, asegura que las políticas empresariales están cambiando: "Las modificaciones se están haciendo con honestidad. Creo que cada vez es más orgánico y auténtico".


Sofía Gancedo (Bricksave)

"No existe una fórmula mágica para lograr buenos resultados, pero puedo asegurar que el esfuerzo sostenido durante años fue clave para alcanzarlos", comienza la confundadora de la plataforma que surgió en 2016 con la misión de democratizar el acceso a inversiones inmobiliarias.


Actualmente, su negocio cuenta con inversores de más de 19 países. Un dato no menor es que alcanzó los u$s28 millones invertidos, u$s5 millones entregados a los inversores en concepto de retornos y 220 propiedades financiadas. Además, el sitio web está cerca de los 16.000 usuarios registrados. Sin embargo, no todo fue color de rosa.


Entre sus desafíos, lo más complicado fue acceder a un respaldo económico. Asimismo, en aquella época el crowdfunding (financiación colectiva) era un concepto nuevo, por lo que tuvo que explicar en qué consistía y cómo funcionaba el sistema, además de educar en finanzas a un público no especializado y generar confianza en los potenciales inversores.


"El camino del emprendedor tiene momentos muy lindos y otros de sacrificio, por eso siempre recomiendo a aquellos que lo estén transitando que se rodeen de buenas personas", comenta quien desde Nueva York trabaja dentro del ámbito del real estate. Según su experiencia, se tarda más de 20 años en forjar una compañía y se necesita del apoyo de otros para crecer.


Sabrina Castelli (Mujer Financiera)

Para contar la historia de esta fintech, se debe retroceder el tiempo a la niñez de su fundadora. Al igual que muchas mujeres, tuvo que enfrentarse a las dificultades con el manejo de la plata. Su padre, el hombre que se encargaba de llevar los ingresos a la casa, falleció de un accidente cuando ella tenía nueve años. Con una hermana de tan solo días de edad y una madre que era ama de casa, el único dinero del que se respaldaron al recibir el seguro de vida se vio atrapado en la crisis de 2001.


Era él quien sabía cuándo se podía ahorrar y cuándo estaba permitido hacer algún gasto extra, por lo que la administración familiar corría por su cuenta. Sin conocimiento financiero, su madre debió sobrellevar la situación. Así es como aprendió desde tan chica una lección: "Debemos prepararnos para lo inesperado, tomar las medidas necesarias para protegernos y para proteger a las personas que amamos".


Los años pasaron. Su interés por la economía creció, por lo que estudió Administración de Empresas en la Universidad de Buenos Aires (UBA). Allí, se recibió con honores. Tiempo después consiguió trabajo en las áreas financieras de las compañías internacionales, así como en el área comercial de una empresa de tecnología.


Tras muchos años de investigación, capacitación y bajo una inspiración personal, creó un blog en 2018 para ayudar a quienes no tienen educación financiera.


Ahora que también ofrece cursos virtuales y una aplicación para registrar los gastos, se expandió a México en 2022. Desde entonces, el foco está puesto en armar una estructura legal para poder abrir operaciones en otro mercado y en entender los cambios culturales, por ejemplo.


Según indica, como emprendedora le toca ser resiliente todos los días. Se requiere de esfuerzo y tiempo, así como también sacrificio: "Uno está continuamente aprendiendo sobre tecnología, una industria que cambia constantemente, que hay que estar entendiendo lo último que está sucediendo y cómo tomar decisiones que vayan de la mano de esas nuevas tendencias".


Y cierra: "Las mujeres realmente están en un momento crítico de la historia. No solo se enfrentan a grandes desafíos que tiene que ver con su empoderamiento profesional y económico, sino también continúan enfrentando todo aquello que implica el trabajo doméstico, la crianza de los chicos, la educación y llevar adelante la familia".

0 comentarios

Kommentarer


bottom of page