Connor McGregor, la máquina de hacer millones

Con constancia y empuje el irlandés es el mejor luchador pago de la MMA. Una historia de lucha e ímpetu inquebrantable.




"The Notorious" es Connor Mc Gregor. Y su apodo no es porque sí. Se vincula con su arrojo y determinación en el combate en el ring, algo que hizo del fontanero irlandés el merecedor de los títulos más importantes en esta disciplina. Como consecuencia de esto, es uno de los deportistas mejor pagados del panorama mundial.

McGregor, ha ganado su fama por combatir en el octágono de la UFC, la compañía de promoción de artes marciales mixtas (MMA) más grande del mundo.


La máquina de facturar



"No soy talentoso, solo soy obsesivo”, dijo McGregor. Una obsesión que comenzó en los suburbios de Crumlin, con el único apoyo de su mujer, Dee Devlin, el dublinés entrenaba sin descanso para conseguir llegar a lo más alto de la MMA. Mientras practicaba su deporte, McGregor hacía sus labores como fontanero.Las habilidades del luchador pronto empezaron a ser conocidas y en 2013 debutó en la UFC contra Marcus Brimage, a quien venció en la primera ronda. De allí en más no paró y el éxito estuvo de su lado llegando a ganar casi 3 millones de dólares.

Desde entonces, McGregor no ha dejado de moverse en esas cifras cada vez que se subía a un octógono. Si sumamos las ventas de tarifas online y publicidad, estos datos podrían multiplicarse por diez.Pero la jugada maestra de McGregor la realizó sobre un cuadrilátero de boxeo. Su famosa pelea contra Floyd MayWeather, llenó las arcas de Notorious. Un combate que estuvo más marcado por la expectación que por el combate en sí mismo. Aunque Mayweather fue el ganador por nocaut, ambos ingresaron grandes sumas en su cuenta bancaria. Se estima que Mayweather ingresó 300 millones de dólares y Mcgregor alrededor de 100 millones de dólares.Lo cierto es que una parte del dinero recaudado por Connor McGregor lo ha ganado en menos de un minuto sobre el octógono.


Unos segundos para la gran millonada




Después de un año en la sombra (tras una desastrosa derrota contra Khabib Nurmagomedov) el pasado 19 de enero McGregor volvió al octógono, y lo hizo con todo: venció a Donald ‘Cowboy’ Cerrone en 40 segundos. Sí como lee, "40". Como es habitual en el dublinés, McGregor empezó el combate sin dar tregua a su oponente generando el cierre a poco de empezar la pelea, y colmando sus arcas de más millones en tan sólo segundos.

Cuando Notorious combate, la gente paga para mirar y eso genera sumas astronómicas para el nativo de Crumlin. El saldo para su pelea con Cerrone, (que ni siquiera era una pelea por el título), estaba fijada en casi 5 millones de dólares para el ganador. El irlandés reconoció a "The Sun" que podría recibir unos 77 millones de dólares por venta de tarifas online y publicidad.


Opiniones sobre el gran retador

En una publicación de Clarín, Santiago Ponzinibbio, peso welter de UFC analizó la figura y estilo del boxeador: Técnicamente es un excelente atleta, que entendió el negocio y supo promoverse. La industria precisa de personajes de este tipo, como en su momento fue Ronda Rousey para las MMA femeninas".

Por su lado, la periodista Paloma Fabrykant asegura: “es común ver grandes atletas que no saben manejar sus redes sociales, no les gusta hacer escándalos o les huyen a las cámaras y quedan en el olvido. También hemos visto grandes bocones que hacen mucho ruido en las redes, pero en la jaula muestran pocas nueces. Connor tiene la boca sucia y la actitud petulante que hace falta para vender entradas, pero todo lo que promete con palabras lo respalda con los puños”.

Como consecuencia de su fulminante victoria de enero sobre Donald Cerrone al irlandés se le abren múltiples posibilidades para realizar una nueva súper pelea. Puede ser ante Jorge Masvidal, la revancha contra Khabib Nurmagomedov o la trilogía contra Nate Diaz.

Algo es seguro: Es una verdadera máquina de facturar, y conoce el negocio como nadie.


Contactanos
  • Somos Emprendedores
  • Somos Emprendendores
  • Somos Emprendedores

© 2019 by Chic Contenidos

Perfil_2.jpg