top of page

Cinco startups locales que tomaron el atajo: captan inversores del exterior


Ante el marcado retroceso de los fondos locales, la respuesta de los emprendedores fue salir a buscar “aceleradoras” en Europa y EE.UU.


El derrumbe de los fondos locales para invertir en nuevas startups, de 2022 a la fecha, está generando una movida de estos emprendimientos por obtener financiación mediante concursos de aceleradoras en el exterior.


Un caso es el de Enigma, una plataforma de activos digitales, o NFT (por Non-Fungible Token o activo digital encriptado) concebida para reformular cómo se financian los artistas hispanos, a quienes les permite monetizar y vincularse de forma más directa con sus seguidores.


“Nos llena de orgullo saber que, en apenas un año y medio, artistas como Bizarrap, Lali Espósito o Miranda! entendieron nuestra propuesta y decidieron sumarse, junto con festivales como el Cosquín Rock y el Quilmes Rock o la revista Rolling Stone”, subrayó Matías Loizaga, socio de la iniciativa junto con Facundo y Manuel Migoya (a su vez, hijos de uno de los cofundadores de Globant).


Lanzada en noviembre de 2021, Enigma participó y fue la ganadora de la convocatoria Acelerar España del año pasado. “El premio llegó apenas cuatro meses después de que inauguramos la plataforma y fue una validación muy significativa”, dijo Loizaga.


A partir de ese impulso inicial, Enigma avanzó con una ronda de inversión en la cual “levantó” capital por 3,3 millones de dólares de parte de los fondos FJ Labs, Firstminute Capital, Newtopia y Kalei Ventures.


“Somos conscientes de que el ambiente de inversión en el último tiempo se volvió difícil. Pero nuestro objetivo principal es también aprovechar la oportunidad de compartir experiencias y conocimientos con otros emprendedores y expertos del sector”, agregó el emprendedor.


Otro ejemplo, en este mismo sentido, es el de Ergo Bioscience, que fue seleccionada en 2022 por FoodBytes!, de Rabobank, como una de las 15 startups de foodtech más disruptivas a escala global.


Ergo también fue elegida para participar del programa Mylkcubator, de Eatable Adventures y Pascual Innoventures, que busca cinco startups globales de proteínas alternativas para lácteos plant-based, con el propósito de invertir 500.000 dólares en cada una.


Fundada en mayo de 2020, Ergo cuenta con dos laboratorios ubicados en Sunchales, Santa Fe, donde está la sede del CITES, la incubadora del Grupo Sancor Seguros, y en el Instituto de Biotecnología y Biología Molecular de La Plata.


“Producimos fuente vegetal mioglobina, que es la proteína que le da el color y el sabor a la carne bovina, y caseínas, una familia de proteínas presentes en la leche bovina”, explicó Alejandro Barbarini, socio de la iniciativa.


“Nuestros principales socios comerciales son NotCo, la multinacional de origen chileno presente en el mercado de plant-based food de todo el continente americano, y Nomad Foods, el principal productor de carne plant-based de Europa”, agregó.


Mientras espera las aprobaciones regulatorias de los ingredientes para empezar a comercializarlos en los próximos dos años, la firma “levantó” un millón de dólares y y espera sumar otros US$2 millones en el corto plazo, para continuar con el desarrollo de una plataforma con propiedad intelectual protegida a escala global, destinada a resolver problemas concretos de la industria alimentaria.


A Silicon Valley


RadBio es una compañía farmacéutica argentina que está desarrollando un medicamento al que llama Brecept y que se utilizaría, en caso de ser aprobado, para el tratamiento de la fibrosis pulmonar y la esclerodermia, ambas enfermedades con muy limitadas alternativas terapéuticas.


Fue lanzada en agosto de 2018, como spin-off liderada por un equipo multidisciplinario con gran experiencia en desarrollo farmacéutico e investigación científica del CONICET. La iniciativa lleva levantados US$1,2 millones de capital emprendedor, con CITES como principal inversor, junto a inversores ángeles y financiaciones de agencias y programas nacionales de innovación y desarrollo emprendedor de la Argentina y Uruguay.


Hasta ahora, utilizó los fondos para avanzar en la realización de pruebas en animales, que evalúan la seguridad y la eficacia del medicamento.


Pero alcanzó un punto de inflexión cuando fue seleccionada por MBC Biolabs, una de las principales aceleradoras de empresas biotecnológicas de los Estados Unidos, asociada con gigantes de la talla de Johnson & Johnson, AbbVie, Bristol Myers Squibb y Eli Lilly y las japonesas Astellas Pharma y Eisai.


“Comenzamos las operaciones en febrero en uno de sus edificios ubicado en las inmediaciones de Silicon Valley. Sabemos que, para aprovechar al máximo la oportunidad que se nos da, tenemos que seguir avanzando como compañía. Por ese motivo, mudamos las operaciones a los Estados Unidos”, relató Nicolás Tambucho, socio cofundador de la iniciativa.“Si bien nuestra incorporación a MBC Biolabs es muy reciente como para hacer un balance, en nuestra primera reunión con el director de MBC surgieron oportunidades de contactos con actores del ecosistema que podrían estar interesados en nuestro desarrollo”, agregó.


El siguiente objetivo de la startup es levantar una nueva ronda de inversión que le permita finalizar las actividades de desarrollo tecnológico clave, y reunir la información requerida por la Food & Drug Administration de los Estados Unidos (FDA) para iniciar las pruebas en humanos. “Esto elevaría la valuación de la compañía alrededor del 500%”, estimó Tambucho.


También al Silicon Valley apunta Gbot, desde sus sedes en Rosario y en también en Sunchales. Esta startup creada en 2019 diseña soluciones que optimizan la captura de información de los cultivos de soja, apoyando a los desarrolladores de semillas (breeders) e investigadores en sus labores.


Para prestar el servicio, Gbot traslada los dispositivos con los que capta los datos, denominados rovers, hasta los distintos centros de investigación de los semilleros, durante la campaña de soja. Una vez cargados a la nube, son analizados mediante algoritmos desarrollados por la propia compañía. “La información es entregada a los responsables de los programas de mejoramiento, para apoyar la decisión sobre cuáles son los cultivares que conviene seleccionar”, explicó Nicolás Santinelli, socio cofundador de la firma.


Nicolás Santinelli, cofundador de Gbot.Nicolás Santinelli, cofundador de Gbot.

Gbot fue seleccionada para realizar el programa de preaceleración de THRIVE Academy. Se trata de una iniciativa de SVG Ventures, la principal plataforma global de inversión e innovación agroalimentaria con sede en Silicon Valley.


“En nuestro caso, nos ofrece la posibilidad de presentarle la compañía a la comunidad de inversores de Calgary, Canadá, reconocida como la más activa en el sector de AgriFoodTech, con un portfolio de más de 80 inversiones. Y de contemplar en el futuro cercano la posibilidad de incursionar con la solución tecnológica en Canadá y los Estados Unidos”, afirmó Santinelli.


La firma levantó 500.000 dólares por parte del CITES y tiene contratos firmados para proveer servicios por 50.000 dólares en 2023, pero Santinelli consideró que el programa de preaceleración de SVG Ventures/THRIVE “es una oportunidad para conversar con los representantes de los principales fondos de inversión”. Su objetivo es incrementar el número de rasgos descriptos con la tecnología y ampliar el número de rovers operacionales con capacidad de prestar servicios de descripción de cultivares de soja.


De la mano de la IA


Lara AI es una iniciativa que ofrece a las empresas una solución para las áreas de recursos humanos mediante un bot de inteligencia artificial, que permite automatizar conversaciones personalizadas con los empleados para medir su experiencia y generar “analíticas” en tiempo real, contestar preguntas frecuentes y enviar comunicaciones.


Creada en julio de 2021 y con sedes en Argentina y México, la empresa cuenta con más de 40 clientes activos en cinco países de América latina, entre los que se destacan Cervecería Quilmes, Technisys y Ualá. “Nuestro modelo de negocios es de software as a service, es decir que cobramos un monto mensual según la cantidad de empleados del cliente”, señaló Guido Kuznicki, su CEO y cofundador.


La iniciativa fue seleccionada por Google for Startups Accelerator, lo que le permitió participar de un proceso de aceleración con mentores de Google, en Miami.


“Nuestra tecnología está integrada con varios módulos de Google, por ejemplo Google Chat más otras tecnologías que usamos por detrás, y estar en un proceso de aceleración con ellos nos dio acceso directo a los expertos, quienes nos ayudaron a mejorar aún más lo que teníamos”, detalló Kuznicki.


La empresa levantó 1.100.000 dólares de cinco fondos: Newtopia VC, FJ Labs, 500 LatAm, MrPink y Brazil Venture Capital. En ese sentido, el emprendedor analiza que, “para los startups de base tecnológica que buscan capital para crecer rápidamente, la solución está en focalizarse en hacer crecer el negocio, obteniendo ingresos mediante clientes, o buscar financiarse de todas maneras”.

0 comentarios

Comments


bottom of page